12 hechos históricos extraños.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

12 hechos históricos extraños.

Mensaje por Epicuro el Vie Jul 31, 2015 12:50 am


LOS BÁRBAROS. Griegos y romanos llamaban “bárbaros” a quienes no hablaban su lengua; los chinos, “tártaros”; los aztecas, “chichimecas” y los mayas, “caribes”. En todas esas culturas estaba la idea de que los bárbaros eran gente intratable, belicosa e incivilizada, con la que no se podía hablar, negociar ni hacer pactos. La idea de que el problema era precisamente ese: que no podían hablar; y que ese “¡bar-bar!” que mascullaban entre ellos no eran graznidos de monos, sino OTRO IDIOMA; no fueron tan evidentes como nos lo parecen a nosotros. El primero que se dio cuenta de que los intérpretes eran un asunto esencial de la diplomacia y creó una oficina de traducciones fue un faraón del siglo VII a.C. En América, solo los quechuas tenían una institución equivalente.
 

LECTURA EN LA ANTIGÜEDAD. Los antiguos no sabían leer en voz baja. Para leer información confidencial, era necesario esconderse.
 

EL CULTO DE CIBELES. Los romanos perdieron 70.000 hombres en la batalla de Cannas. El general Fabio fue nombrado dictador con plenos poderes para afrontar la crisis y organizar la defensa con lo que quedaba. Fabio anunció su estrategia al senado: no volverían a batallar en mucho tiempo; en lugar de eso hostigarían a las fuerzas de Anibal saliendole de la nada, atacando por sorpresa y volviendo a esconderse. Ese plan indignó a un joven senador: “¡Así pelean los eunucos!” (que vigilaban los harenes). –Entonces debemos convertirnos en eunucos. – le respondió Fabio con aplomo.
 
Muchos tomaron la idea de modo más bien literal: y en los años siguientes proliferó en Roma el culto de Cibeles, cuyos sacerdotes y adeptos más fanáticos se castraban para demostrar su fidelidad a la diosa. Al menos 1.000 hombres se mutilaron a sí mismos en esos años.
 


LAS GUERRAS FLORIDAS. La sociedad azteca estaba basada en la guerra: esta decidía los rangos militares, la nobleza y la diplomacia. Por lo que LITERALMENTE no podían vivir en paz. Cuando el imperio terminó con las guerras entre ciudades, pactaron guerras rituales. Se encontraban un día determinado y, previo intercambio de flores como muestra de amistad, se enfrentaban batallones de 91 hombres. Estos combates no eran una broma: morían docenas de personas en ellos. Después hubo un tiempo de guerras de verdad, que terminaron cuando mexicas, texcocanos y traxcaltecas pactaron compartir la hegemonía del imperio. Discutieron a continuación si debían volver a las guerras floridas; pero se impuso la propuesta de los traxcaltecas de que mejor se dedicaran a exterminar a los nómadas del imperio. En los 15 años siguientes, unas 5.000.000 de personas fueron asesinadas en verdaderas cacerías humanas. Los sobrevivientes eran llevados a los templos y sacrificados: las pirámides le daban un aire civilizado a esas matanzas, como siglos después la guillotina o el ferrocarril (en el próximo genocidio, sin dudas será la Internet el fetiche civilizador de moda). Dicen que en la ciudad de México las carnicerías vendían carne humana como la cosa más natural del mundo. 
Después, la guerra crónica entre México y Tlaxcala, el surgimiento de los Tarascos en occidente, el resurgir de los Mayas en el sur, la guerra civil y la invasión española terminaron para siempre con el problema de la excasés de guerras:
 
…y los aztecas ya no tuvieron más de que preocuparse.
 

ZUMBI. Era el apodo del líder de los famosos “quilomberos”. De la misma raíz que “zombie”, significa algo así como “el que no se muere más”. En una guerra entre tribus africanas una jabalina le atravesó una pierna; la herida se infectó y luego se llenó de gusanos. Sus compañeros le decían que debían cortarle la pierna, pero no hubo modo de hacerlo entrar en razones. Increíblemente la infección se revirtió y zumbi solo quedó un poco rengo como secuela. En circunstancias que se ignoran, fue vendido como esclavo al Brasil y se fugó; lo capturaron y condenaron a 50 latigazos (la versión portuguesa de las leyes de Indias prohibía condenar a muerte a un esclavo fugitivo, por lo que se usaba ese eufemismo). Estuvo meses en cama, pero se salvó. Es el único caso registrado de una persona que haya sobrevivido a 50 latigazos. Cuando estalló la rebelión se unió a ella. En una batalla, el temible mercenario español Pedro del Castillo lo desafió a pelear: era tal el prestigio de ambos que SE PARÓ LA BATALLA para verlos pelear. Del Castllo le cortó la mano con la espada a Zumbi y arremetió para matarlo; pero entonces Zumbi giró como un torero, le sacó la espada de la mano al español y lo mató con su propia espada. La batalla no se reanudó: los portugueses pidieron que los dejen levantar a sus muertos y se fueron. Esa hazaña convirtió a zumbi en líder de la rebelión. En otra batalla le dispararon un arcabús en la cabeza a quemarropa: pero el soldado había cargado su arma por error con munición para cazar aves y Zumbi solo perdió un ojo y quedó con varias cicatrices en el rostro. Murió en combate: sus enemigos lo tocaban temerosos con la punta de las lanzas: no podían creer que estaba muerto.


 El AMOR Y LA GUERRA. En la isla de Quios la mayor parte de los hombres libres fue movilizada a una guerra en tierra firme. Esto favoreció una rebelión masiva de esclavos. Los esclavos tomaron la mayor parte de la isla, pero no tenían como huir. Las quiotas se encerraron en las ciudades costeras amuralladas; donde se comunicaron por mar y planearon la contra-ofensiva: los esclavos las superaban en número; pero no tenían infantería pesada ni casi caballería. Aprovechando esa situación, las quiotas tomaban una pequeña parte de la isla marchando en apretada falange y, protegidas por la caballería, levantaban un muro y un foso. Los esclavos evitaban pelear en campo abierto. Por ese procedimiento seguro pero trabajoso, las quiotas recuperaron el control de la isla, lo que les tomó dos años. Sitiaron finalmente a los esclavos en una playa. Los esclavos enviaron heraldos: les ofrecieron entregarles a las mujeres y los niños, si prometían no matarlos. Las quiotas aceptaron. A los hombres solos se les acabó la comida y no tenían más remedio que salir a pelear a campo abierto. Se resignaron a hacerlo y formaron en una pradera cercana: se encontraron así frente a frente un ejército integrado solo por hombres y otro integrado solo por mujeres. Nuevas negociaciones y una tregua. Todos dejaron las armas tiradas y marcharon al centro del campo…donde se mandaron una orgía que duró varias horas. Al anochecer, retornaron cada uno por su lado. Al amanecer marcharon de nuevo, esta vez con las armas en la mano y, en el mismo lugar donde la tarde anterior había tenido lugar la orgía, se produjo una sangrienta batalla. Las quiotas, mejor armadas y entrenadas, derrotaron a los esclavos. Y ese fue el final de la rebelión.
·         HUELGA. El escritor brasileño Jorge Amado fue delegado del sindicato de los mineros del Brasil. Años después, desengañado de la política, escribió “Teresa Batista”, una novela episódica, en uno de cuyos episodios hay una huelga de prostitutas. Años después, en Roma, Italia, apareció una prostituta degollada. La policía caratuló el hecho “muerte dudosa” y lo archivó. Varias amigas de la finada se fueron a quejar de su desidia. Pero las echaron.Obtuvieron el apoyo de sus colegas, quienes se declararon en huelga. Un periódico que intentó ridiculizar la huelga, logró difundirla: el paro se volvió total Se convocó a una manifestación: y alguien llamó por teléfono al escritor para que fuera a sumarse. Amado cruzó el atlántico encantado: todavía sin pensar en otra cosa que tener una anécdota para contar…Se le pasó por alto un detalle: la policía, enviada a “cuidar” la manifestación era, a la vez, la “patronal” de las huelguistas. A las que no se les pasó por alto fue a las muchachas: que fueron armadas con palos, cadenas, cócteles molotov,…Se armó una de las buenas: y el novelista brasilero se encontró en medio del caos, parado perplejo en una plaza en Roma, en medio de una batalla campal entre prostitutas en huelga y carabinieri…Se encongió de hombros, “en fin” se dijo; y empezó a juntar piedras y tirarle a la policía.

Finalmente, las autoridades de la ciudad, preocupadas porque la huelga ahuyentaba a los turistas, les ordenaron a la policía hacer una investigación seria del homicidio y las prostitutas levantaron la huelga.


DESCUBRIDORES. Tupac Yupanqui fue un conquistador astuto y temperamental: convirtió a los quechuas de unos don nadies en un imperio en pocos años; estableció el sistema de división en cinco provincias de expansión potencialmente infinita del imperio: que era la clave de su estabilidad y poderío. Como la rica provincia oeste pronto se encontró sin otra frontera que el mar, crearon una poderosa flota comercial y empezaron a buscar mercados. El Inca estaba preocupado por esas misiones de exploración, porque podían darle un poder peligroso al gobernador del oeste; así que armó por su cuenta una flota de 20 barcos y partió personalmente en la misión de exploración más ambiciosa: con comida y agua para 3 meses, navegarían 20 días al oeste en linea recta; 20 días más al norte y volverían en diagonal al punto de partida, trazando un enorme triángulo-rectángulo. Descubrieron unas islas polinesias: donde no había más nada que salvajes en pelotas y roca volcánica. “Okey: …hora de seguir viaje”, dijo Tupac. Al pasar los primeros 20 días, no podían virar al norte por el viento contrario que no amainaba: se encontraban probablemente a menos de 10 días al sur de las colonias portuguesas del Cabo de las Tormentas y sus intenciones eran viajar 20 días al norte. El viento contrario hizo que Tupac Yupanqui cambiase sus planes y viajase 20 días al sur. Abandonaron la ruta ante las molestias del frío y la decepción de no encontrar tierras. Emprendieron la ruta al este y desembarcaron al sur del desierto de Atacama. No hubo nuevas misiones mar adentro.

De no ser por un viento contrario, un rey-explorador americano hubiese descubierto Europa en 1423.


DURMIENDO CON EL ENEMIGO. Tucídides de Atenas estaba desterrado en una ciudad neutral y tomaba notas de los soldados de todas partes de Grecia que intervenían en la Guerra del Peloponeso. Poner todos los hechos en tiempo y espacio eran la clave de su método rigurosamente científico y preguntaba todo el tiempo “Cuando fue esto? ¿Y dónde?” Al tomar notas sobre la guerra de Jonia, se encontró con algo que no parecía tener sentido: los atenienses decían que su armada había acampado varias noches al sur de una islita cercana a la costa asiática. Pero en esa misma fecha, los espartanos que patrullaban las costas decían haber acampado en el cabo sur de la misma isla. Tucídides estaba seguro de que uno de los dos testimonios era falso; pero, ¿Por qué alguien iba a mentir sobre un asunto tan trivial? Viendo un mapa de la isla comprendió lo ocurrido: un pequeño promontorio divide la playa en dos; los atenienses habían venido navegando la costa por el flaco abierto al mar, mientras los espartanos llegaron por el estrecho que miraba al Asia: acamparon al otro lado del promontorio y, como era muy tarde, no encendieron fuegos. En la oscuridad y sin centinelas, atenienses y espartanos durmieron a pie suelto a 100 metros unos de otros.


JERJES tenía una de las memorias más prodigiosas de las que hay registros: se dice que se sabía el nombre de cada uno de los soldados de su ejército de un millón de hombres. Viendo sus fuerzas reunidas ante el estrecho de los Dardanelos, se puso a llorar. Sus ministros y generales lo miraron perplejos. “Me he puesto a pensar que ni uno solo de estos hombres vivirá de acá a solo 100 años”, les dijo. Años después de la batalla de Salamina, Temístocles fue condenado a muerte por los atenienses, con apoyo de los espartanos, por un confuso episodio conocido como “la conspiración de Pausanias”. Sabiendo que nadie más se atrevería a desafiar a atenienses y espartanos juntos, huyó a Persia y suplicó asilo de rodillas a Jerjes. Jerjes lo instaló en su propio palacio como huésped y ordenó pagarle una generosa pensión para que viviese de modo lujoso. Cuando le preguntaron por qué hizo eso, respondió: “La venganza es noble cuando se ejerce contra un igual o un superior, pero no es noble vengarse de un viejo enemigo caído en desgracia”.

EL HARÉN DE SOLIMAN. Originalmente estaba constituido por una mezcla de esposas y esclavas de placer. Sin embargo; como cada reyezuelo quería ser su suegro, la superpoblación de esposas se convirtió en un problema. Solimán nombró un ministro para que le administrase su harén: porque Solimán “el magnífico” sería magnífico, pero no era de fierro: no podía consumar más de un matrimonio por noche. Su ministro le armaba la agenda con los casamientos que era más urgente consumar. Imagino lo que serían las charlas entre el rey y el ministro: “¿Con quién me toca hoy? ¡uh!” – Hágalo por la patria, su majestad…


 ARMAS DE PELO. Las cartagineses nunca se cortaban el pelo: para no arrastrarlo por el piso, se hacían unas largas trenzas que terminaba por llegarles a la cintura. En una sociedad así, previsiblemente las mujeres sabían mucho sobre el cuidado y las propiedades físicas y químicas del pelo. Los romanos lograron que los cartagineses les entregasen las armas mediante una estratagema y luego sitiaron Cartago. Los hombres se pusieron a hacer armas improvisadas con todo palo y pedazo de hierro que hubiese quedado: un modo de hacer un escudo casero era tomar una tabla dura y engramparle una cuerda enroscada. Estaban haciendo eso cuando las mujeres se cortaron sus trenzas y se las dieron: “Usen esto”. Los hombres siguieron su consejo y engramparon el pelo en los escudos. Romanos y cartagineses por igual quedaron asombrados de su resistencia.
avatar
Epicuro
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 236
Puntos : 1324
Reputación : 117
Fecha de inscripción : 20/06/2015
Edad : 41
Localización : Buenos Aires (bah...cerca), Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 12 hechos históricos extraños.

Mensaje por Eris el Dom Ago 02, 2015 8:18 pm

Interesante como tu otro post de cultura general... lo de las guerras preferiría ignorarlo, porque me duele saber que los siglos y milenios pasan, pero el género humano no aprende lo maravilloso que es compartir y vivir en paz.

En cuanto a lo de leer en voz alta... que complicado lo tendríamos hoy con tantos códigos,  pins, contraseñas, etc, para utilizarlos sin que se entere toda la vecindad jajaja

Saludos
avatar
Eris
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 173
Puntos : 1276
Reputación : 181
Fecha de inscripción : 19/06/2015

Hoja de personaje
Referido:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 12 hechos históricos extraños.

Mensaje por Epicuro el Dom Ago 02, 2015 11:08 pm

Los generales no la tenían fácil: para leer información clasificada, debían echar a su custodia: y era el momento ideal para que un sicario los atacase.
En las escuelas, los maestros debían elegir a un niño para que leyese para todos: sino el murmullo de 20 voces leyendo a distinta velocidad sería un cáos. 

Había varias razones para esa limitación, que a nosotros nos parece tan extraña:
Una es precisamente esa: la gente leía mucho menos. Los libros eran caros y la mentalidad aristocrática llevaba a preferir a los autores canónicos a las lecturas diversas. Incluso leer demasiado estaba mal visto:
"No hay libro tan malo que no tenga una página que valga la pena", decía Plinio el viejo. Estaba solo en esa opinión: el grueso de los antiguos no deja de advertirnos contra los males de "la turba de libros" ...una advertencia que quizás deberíamos oír un poco más.
Pero incluso los "bibliófilos" como Plinio tenían un esclavo que les leía en voz alta y otro que tomaba apuntes: las dos cosas iban juntas, para leer mucho hacía falta ser rico.

También el que la escritura no tuviese signos de puntuación forzaba a la lectura en voz alta.
Las grandes bibliotecas de Pergamo, Beirut y Alejandría, sin embargo, tenían salas de lectura: es probable que allí los eruditos se hubiesen acostumbrado a leer en silencio.

Saludos.
avatar
Epicuro
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 236
Puntos : 1324
Reputación : 117
Fecha de inscripción : 20/06/2015
Edad : 41
Localización : Buenos Aires (bah...cerca), Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 12 hechos históricos extraños.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.